01

FEB
2019

Nueva modificación del derecho de separación del socio por falta de distribución de dividendos

La ley 11/2018, de 28 de diciembre, ha modificado nuevamente el derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos. La anterior redacción del artículo 348 bis LSC, cuya razón de ser era reducir la posible presión producida por el accionariado mayoritario sobre el minoritario por no distribuir beneficios, dotaba, por el contrario, a los socios minoritarios de una indeseada capacidad de presión.

Con la reciente reforma, tal desequilibrio ha sido reducido mediante el endurecimiento de los requisitos necesarios para que estos socios minoritarios puedan ejercer el derecho contemplado en este precepto legal.

Una novedad introducida radica en la posibilidad de suprimir o modificar el derecho de separación del socio por falta de distribución de dividendos, a través de su previsión en contrario en los Estatutos Sociales de la sociedad o mediante un pacto parasocial. A diferencia de la anterior regulación, que establecía la aplicación obligatoria del precepto, sin ofrecer la posibilidad de regulación estatutaria en contrario.

Asimismo, se aprovecha la modificación del mencionado artículo para introducir mejoras técnicas con la finalidad de resolver problemas que se planteaban de cierta trascendencia.

En primer lugar, los socios podrán ejercer el derecho de separación a partir del quinto ejercicio desde la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil si, habiendo obtenido la sociedad beneficios durante los tres ejercicios anteriores, la Junta General de la sociedad no acordase, al menos, la distribución de un 25% de los beneficios del ejercicio anterior que sean legalmente distribuibles; mientras que, de conformidad con la anterior redacción, se podía ejercer el derecho de separación a partir del quinto ejercicio sin contemplar el requisito actual de los beneficios en los tres ejercicios anteriores y en lugar de fijar el mínimo en 1/4 de los beneficios lo fijaba en 1/3. Se trata de un primer reajuste del derecho de separación de los socios minoritarios hacia un procedimiento de separación más exigente.

Además, en segundo lugar, en la anterior redacción del citado artículo se exigía que constase en el Acta de la Junta General ordinaria el voto del socio a favor del reparto de dividendos para poder ejercer el derecho posteriormente, mientras que en la nueva redacción se establece que, además del voto a favor, debe constar la protesta por la insuficiencia de los dividendos repartidos.

A las dos anteriores indicaciones se añade un nuevo límite o requisito: el derecho de separación será ejercible siempre y cuando el total de los dividendos distribuidos durante los últimos cinco años no equivalga, al menos, el 25% de los beneficios legalmente distribuibles registrados durante el ejercicio anterior.

Por consiguiente, la nueva realidad queda dibujada del siguiente modo: (i) deben haber transcurrido cinco años desde la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil; (ii) la sociedad debe haber registrado beneficios durante los tres últimos años; (iii) no deben haberse repartido dividendos equivalentes, al menos, al 25% de los beneficios del ejercicio anterior durante los últimos cinco años, y (iv) debe constar en acta la voluntad del socio de distribuir dividendos, además de la protesta, si considerase que éstos son insuficientes.

En lo que al plazo del ejercicio del derecho se refiere, este se mantiene en un mes a partir de la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria de socios.

El nuevo artículo regula también el derecho de separación respecto de las sociedades que formulan cuentas consolidadas, pero con ciertos matices respecto los requisitos comentados anteriormente.

Por último, el artículo 348 bis, que constaba de tres apartados, se amplía con dos apartados más, en los que se añaden, junto a las sociedades cotizadas, las sociedades en concurso, las sociedades en negociaciones para acuerdos de refinanciación, las sociedades que hayan alcanzado acuerdos de refinanciación y las Sociedades Anónimas Deportivas, como sujetos a los que no les es aplicable el derecho de separación.

Finalmente, recordar que, conforme a lo dispuesto en la disposición transitoria de la citada Ley, dicha modificación será de aplicación a las Juntas generales que se celebren a partir del mismo día de su entrada en vigor, es decir, el 30 de diciembre de 2018.

Pueden ponerse en contacto con este despacho en caso de cualquier duda o aclaración al respecto.

Un saludo cordial,

Comments are closed.