04

DEC
2013

Nuevos cambios en los plazos de pago de facturas

El pasado 27 de julio de 2013 se publicó en el BOE, la Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo que contiene distintas medidas fiscales, laborales, mercantiles y administrativas, y que venía a introducir algunas modificaciones en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. 

Les informamos a continuación de las medidas que creemos pueden ser de su interés en relación a dicha modificación. Asimismo, les recordamos de antemano que estamos a su disposición en caso de requerir información adicional al respecto: 

  1. Reducción del plazo de pago

Con la nueva ley, y desde la entrada en vigor de la misma, el plazo para que los proveedores hagan llegar la factura o solicitud de pago equivalente a los clientes se reduce a treinta (30), a contar desde la fecha de recepción efectiva de la mercancía o prestación de los servicios, aunque el plazo será ampliable por pacto entre las partes siempre que no se superen los sesenta (60) días. 

  1. Interés de demora

La Ley 11/2013 introduce una modificación con relación  al tipo legal de interés de demora que el deudor estará obligado a pagar, que será la suma del tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo a su más reciente operación principal de financiación efectuada antes del primer día del semestre natural de que se trate más ocho puntos porcentuales (antes de esta modificación era siete puntos). 

  1. ¿Cuándo puedo exigir intereses de demora? 

La Ley 3/2004 establece que el acreedor tendrá derecho a intereses de demora cuando concurran simultáneamente los siguientes requisitos: 

a) Que haya cumplido sus obligaciones contractuales y legales.           

b) Que no haya recibido a tiempo la cantidad debida a menos que el deudor pueda probar que no es responsable del retraso. 

La Ley 11/2013, añade un último párrafo en virtud del cual en caso de que las partes hubieran pactado calendarios de pago para abonos a plazos, cuando alguno de los plazos no se abone en la fecha acordada, los intereses y la compensación previstas en esta ley se calcularán únicamente sobre la base de las cantidades vencidas. 

  1. Indemnización por costes de cobro 

Se establece para la indemnización por costes de cobro, una cantidad fija de 40 euros, que se añadirá a la que resulte de la reclamación que sigue correspondiéndole por los gastos en que se incurrió para conseguir el cobro de la cantidad adeudada. 

Además, desaparece el anterior límite de esta indemnización, que no podía superar el 15 por ciento de la deuda principal. En esta indemnización se podrán incluir, entre otros, los gastos que la mora ha comportado para el acreedor por la contratación de un abogado o de una agencia de gestión de cobro. 

Recordamos, que en la Ley 3/2004 se establece que el deudor no estará obligado a pagar la indemnización establecida en el párrafo anterior cuando no sea responsable del retraso en el pago, este extremo no ha sido modificado por la nueva ley..

  1. Cláusulas y prácticas abusivas

Por último, la Ley 11/2013 modifica la regulación de las cláusulas y prácticas abusivas determinando, entre otras, que serán nulas las cláusulas manifiestamente abusivas en perjuicio del acreedor. 

En este sentido, se especifica que, como norma general, tendrán tal consideración las cláusulas en las que el interés pactado sea un 70% inferior al interés legal de demora 

Las modificaciones descritas nos obligan a hacer una revisión de nuestras prácticas comerciales para adecuarlas a la actual legislación. En este sentido, estamos a su disposición para ayudarles con la revisión y modificaciones pertinentes.

En todo caso, y a modo de recordatorio para tener en cuenta en sus relaciones comerciales con países extranjeros, les recordamos que en virtud del Convenio de Roma I, la ley aplicable a las facturas es la del país de origen de las mismas, y que por tanto, las indicaciones contenidas en este post serán aplicables para las facturas que una sociedad española emita a un país extranjero, pero no viceversa, caso en que igualmente deberán de adaptarse a las prácticas comerciales del país de origen de la factura.

Publicado por Andrea Serrano

Comments are closed.