05

MAR
2021

MODIFICACIONES EN MATERIA CONTABLE Y DE AUDITORIA

El 30 de enero de 2021 se publicaron en el BOE el Real Decreto 1/2021, por el que se modifica el Plan General de Contabilidad, y el Real Decreto 2/2021, por el que se aprueba el Reglamento de Auditoría de Cuentas. ¿Qué cambios debemos tener en cuenta a partir del 1 de enero de 2021?

MODIFICACIONES EN EL PLAN GENERAL DE CONTABILIDAD (RD 1514/2007)

Con fecha 30 de enero de 2021 se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 1/2021 por el cual se modifican el Plan General de Contabilidad, el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y medianas empresas, las Normas para la Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas y las Normas para la Adaptación del Plan General de Contabilidad de las entidades sin fines lucrativos. Esta modificación, cuya entrada en vigor está prevista en los ejercicios iniciados el 1 de enero de 2021, supone un paso más en la reforma y adaptación de nuestra normativa contable iniciada en el 2007 para su armonización con la normativa europea y convergencia con las Normas Internacionales de Información Financiera adoptadas por la Unión Europea (NIIF-UE), si bien no supone una total transposición de estas. Así mismo, recordamos que desde el año 2007, ha habido dos modificaciones más de la normativa contable nacional: la que hubo en 2010 en esta línea de armonización y la más reciente, en 2016, para simplificar las obligaciones contables de las pequeñas y medianas empresas.
La modificación actual es consecuencia de los recientes cambios de las Normas Internacionales de Información Financiera en materia de instrumentos financieros (NIIF-UE 9) e ingresos (NIIF-UE-15) que las sociedades con valores admitidos a cotización ya vienen aplicando en sus cuentas anuales consolidadas desde el 1 de enero de 2018. Sin embargo, mientras que la norma de ingresos se adopta prácticamente íntegramente, se realiza una adopción parcial de la norma de instrumentos financieros, por lo cual continuarán existiendo diferencias entre la normativa nacional e internacional.

En resumen, las principales modificaciones introducidas por este Real Decreto aprobado se pueden centrar en los siguientes aspectos:

– En relación a la normativa relativa a instrumentos financieros:

– Cambios en materia de clasificación y valoración: En línea con la normativa internacional, se considerará el modelo de negocio e intenciones de la sociedad en cuanto a su gestión y mantenimiento para la clasificación del instrumento financiero. Los activos financieros se valorarán a valor razonable, excepto las participaciones en empresas del grupo, multigrupo y asociadas que se continuarán valorando al coste. Sin embargo, a diferencia de la normativa internacional, también se permite valorar al coste otros instrumentos financieros de los cuales no se pueda obtener una estimación fiable de su valor razonable.

– Se mantiene la posibilidad de que un instrumento financiero se valore a valor razonable con cambios en patrimonio, pero a diferencia de lo que se prevé en normativa internacional, se contempla la reclasificación del resultado a la cuenta de pérdidas y ganancias en el momento de la venta.

– Se simplifica el tratamiento contable de los instrumentos financieros híbridos.

– Por lo que se refiere las coberturas contables, si bien se mantiene la tipología, se flexibilizan los requisitos.

– En relación al deterioro del valor de los créditos y valores representativos de deuda, así como en la normativa internacional se establece un modelo basado en la pérdida esperada, cuya cuantificación supone mayores estimaciones e información, en la normativa nacional se mantendrá el criterio actual basado en la pérdida incurrida.

– En cuanto al criterio de reconocimiento de ingresos, esta nueva normativa supone la transposición de la NIIF 15 Ingresos Ordinarios procedentes de contratos con clientes. En este sentido, el reconocimiento de ingresos deberá efectuarse cuando se produzca la transferencia de control a partir del modelo secuencial de seguimiento de los cinco pasos previstos en la normativa internacional. Si bien en el mismo Real Decreto se indica que algunos cambios que comportará esta modificación ya habían sido tratados en interpretaciones y consultas publicadas por el ICAC, la norma tendrá impactos significativos en algunos sectores, así como en general, mayores requerimientos de información en la memoria.

– Aprovechando la adaptación de la NIIF-UE 9, se realiza una revisión de la definición del concepto de valor razonable y su estimación y los requerimientos para su determinación, en línea con lo establecido en la NIIF-UE 13.

– Finalmente, en la norma 10ª de Existencias se introduce el criterio de valor razonable menos los costes de venta para los intermediarios que comercializan materias primas cotizadas, considerando lo establecido en NIC-UE 2.
Como se ha indicado, estos cambios serán aplicables en los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2021 y en las disposiciones transitorias del mismo Real Decreto se aclaran los criterios para contabilizar la primera aplicación de estos nuevos requerimientos normativos.
Finalmente, hay que destacar que los nuevos criterios indicados en relación al reconocimiento de instrumentos financieros e ingresos no se contemplan en el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y medianas empresas a fin de evitar una mayor complejidad y simplificar las obligaciones contables de las empresas de menor tamaño. Sin embargo, se contempla en esta regulación la revisión indicada en la definición del valor razonable.

REGLAMENTO DE AUDITORÍA DE CUENTAS

– Se pretende incrementar la transparencia en la actuación de los auditores clarificando la función que desempeña la auditoría y el alcance y las limitaciones que tiene, al objeto de reducir la denominada brecha de expectativas entre lo que espera un usuario de una auditoría y lo que realmente es.

– Se establece un nuevo modelo de informe de auditoría, junto con mayores obligaciones de comunicación e información que se exigen a quienes auditan entidades de interés público, mejorando la información que debe proporcionarse a la entidad auditada, a los inversores y demás interesados.

– Se persigue reforzar la independencia de los auditores en el ejercicio de su actividad, incorporándose requisitos más restrictivos, potenciándose la actitud de escepticismo profesional y la atención especial que debe prestarse para evitar conflictos de interés o la presencia de determinados intereses.

– Se exigen requisitos mayores para quienes auditan entidades de interés público, mediante una lista de servicios distintos de auditoría prohibidos, que no pueden prestarse a aquellas entidades, su matriz y sus controladas; determinadas normas por las que se limitan los honorarios que pueden percibir por los servicios distintos de los de auditoría permitidos o en relación con una determinada entidad de interés público, la obligación de rotación externa, y determinadas obligaciones en relación con la Comisión de Auditoría de estas entidades.

– Se pretende dinamizar el mercado de auditoría, para favorecer el crecimiento de la actividad de auditoría.

Estamos a su disposición para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Albert Carbonell Arís y Jesús Martínez Torrubia. Socios. Directores Área Fiscal y Contable-Financiera.

Comments are closed.