11

FEB
2021

Novedades en el régimen sancionador en caso de incumplimiento de la obligación de depositar las Cuentas Anuales en plazo en el Registro Mercantil

El pasado 30 de enero se publicó en el BOE el Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, que entró en vigor al día siguiente de su publicación, aprobándose en su disposición adicional undécima un nuevo régimen sancionador del incumplimiento de la obligación de depósito de cuentas.
En dicha disposición adicional undécima se establece un marco de colaboración entre la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública (DGSJFP) que pondrá fin a la actual pasividad en la imposición de sanciones por motivo de depósito extemporáneo de cuentas anuales.

EL RÉGIMEN SANCIONADOR HASTA LA FECHA
Una de las obligaciones que toda sociedad mercantil debe cumplir es la relativa a la aprobación y depósito de sus cuentas anuales en los plazos previstos en la Ley de Sociedades de Capital. El incumplimiento de dicha obligación acarrea una serie de consecuencias que vemos habitualmente como son la responsabilidad de los administradores o el posible cierre de la hoja registral de la Sociedad.

Actualmente también está previsto un régimen sancionador en la vigente Ley de Sociedades de Capital (LSC). En concreto, el artículo 283 LSC prevé un régimen de imposición de multas a las sociedades mercantiles en caso que el órgano de administración incumpla la obligación de depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil dentro del plazo establecido (un mes desde la fecha de aprobación de las cuentas anuales por la Junta General).

Asimismo, el artículo 371 del Reglamento del Registro Mercantil establece que dentro del primer mes de cada año, los Registradores Mercantiles remitirán a la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública (antes denominada Dirección General de los Registros y del Notariado y cuyo acrónimo actual es DGSJFP) una relación de las sociedades incumplidoras de la obligación de depósito de las cuentas anuales del ejercicio anterior, a efectos de incoar el correspondiente expediente sancionador mediante traslado de dicha lista al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC).

Pero lo cierto es que a pesar de que nuestra legislación tiene previsto un régimen sancionador, en la práctica se multa una media de tan solo 150 sociedades al año por motivo de no presentación de las Cuentas Anuales cuando son más de dos millones de Sociedades las incumplidoras. Los motivos son básicamente la falta de recursos humanos y económicos del ICAC, así como la carencia de incentivos económicos para acometer con motivación el seguimiento y eventual sanción de las empresas incumplidoras.

Pero esta pasividad por parte del ICAC a la hora de imponer sanciones, parece que ha llegado a su fin con la aprobación del Real Decreto 2/2021, en particular su Disposición Adicional Undécima que pasa a concretar el régimen sancionador previsto en la LSC.

NOVEDADES EN EL RÉGIMEN SANCIONADOR
Las principales novedades que la Disposición Adicional Undécima ha introducido en el régimen sancionador a las sociedades incumplidoras de la obligación de depósito de las cuentas anuales son las siguientes:

1.- Criterios para determinar el importe de la sanción

Actualmente el artículo 283 LSC establece los límites de las sanciones entre 1.200 euros a 60.000 euros y cuando la sociedad o, en su caso, el grupo de sociedades tenga un volumen de facturación anual superior a 6.000.000 euros, el límite de la multa para cada año de retraso se eleva a 300.000 euros.

Dentro de estos límites, los criterios para determinar el importe de la sanción de conformidad con el Real Decreto 2/2021 serán los siguientes:

a) La sanción será del 0,5 por mil del importe total de las partidas de activo, más el 0,5 por mil de la cifra de ventas de la entidad incluida en la última declaración presentada ante la Administración Tributaria, cuyo original deberá aportarse en la tramitación del procedimiento.

b) En caso de no aportar la declaración tributaria citada en la letra anterior, la sanción se establecerá en el 2 por ciento del capital social según los datos obrantes en el Registro Mercantil.

c) En caso de que se aporte la declaración tributaria, y el resultado de aplicar los mencionados porcentajes a la suma de las partidas del activo y ventas fuera mayor que el 2 por ciento del capital social, se cuantificará la sanción en este último reducido en un 10 por ciento.

Hay que tener en cuenta que, de conformidad artículo 283.3 LSC, si las cuentas anuales hubiesen sido depositadas con anterioridad a la iniciación del procedimiento sancionador, la sanción se impondrá en su grado mínimo y reducida en un cincuenta por ciento.

Por último, el artículo 283.4 LSC prevé que las infracciones por falta de depósito de cuentas prescribirán a los tres años.

2.- Plazo para resolver

El plazo total para resolver y notificar la resolución en el procedimiento sancionador será de seis meses a contar desde la adopción por el Presidente del ICAC del acuerdo de incoación, sin perjuicio de la suspensión del procedimiento y de la posible ampliación de dicho plazo de conformidad con lo establecido en la vigente Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (artículos 22, 23 y 32 ).

3.- Más protagonismo de los Registros Mercantiles

Podrá encomendarse la gestión y la propuesta de decisión sobre los expedientes sancionadores por incumplimiento del deber de depósito de cuentas a los registradores mercantiles del domicilio de la sociedad incumplidora, acordando la DGSJFP y el ICAC los aranceles que como “premio” percibirán los Registradores y Registradoras por esta gestión.

Cabe entender que la obtención de una nueva fuente de ingresos para el Colegio Oficial de Registradores (se estima que puedan llegar a recibir el 50% de la recaudación sancionadora) será un incentivo de peso para la puesta en práctica de estas sanciones por falta de depósito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Esta situación nos lleva a plantearnos qué ocurrirá en el caso de falta de depósito en plazo por motivo de calificaciones negativas de los Registradores y Registradoras por irregularidades formales en las cuentas. ¿Será lícito sancionar en estos casos?

En conclusión y a la vista de todas estas novedades, hay que tomarse muy en serio los plazos de presentación de las cuentas anuales en el registro mercantil dado que el incumplimiento de tal obligación puede suponer un perjuicio económico considerable, dependiendo del volumen de la Sociedad.

Estamos a su disposición para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.
Núria Fitó Bertran. Abogada

Comments are closed.